viernes, 15 de abril de 2016

Recomendación: El jinete del dragón

 on  with 2 comments 
In , , , ,  
Para ser alguien que se afama de leer tanto como lo soy yo, hablo poco de libros por acá. Vayamos arreglando eso.

Quiero dedicar la presente entrada a uno de mis libros favoritos en toda la existencia: El jinete del dragón, de Cornelia Funke.

Escrito en 1997, este libro de aventuras y fantasía nos lleva de la mano como buen libro infantil a un mundo donde los dragones se ven amenazados por la cercanía humana. Para huir de una altamente posible confrontación con nuestra especie, un dragón joven llamado Lung (o Firedrake, dependiendo de la editorial de turno) se dispone a encontrar un lugar de asilo para los suyos conocido como La orilla del cielo. Junto a su fiel y coloridamente elocuente amiga, la duendecilla Piel de Azufre (Sorrel), Lung inicia un viaje donde encontrará otros pasajeros para montar sobre su lomo, entre ellos al tercer protagonista de la historia: el chico humano Ben, y más.

También sucede que los humanos no son la única amenaza entre las páginas, el mayor desafío siendo otro dragón que les pisa los talones para evitar que nuestros héroes cumplan su misión a toda costa además de otros tantos retos y acertijos que tendrán que resolver en el camino.

El jinete del dragón es simple, su narración es veloz y se centra más en las acciones que en las descripciones. Acá en lugar de haber pintorescos escenarios, tenemos pintorescos personajes y acontecimientos. En lugar de aventuras épicas, tenemos desafíos de menor escala pero con resoluciones creativas además de un clímax que destila la suficiente tensión para un libro de este calibre.

No todo es color rosa, como dicen por allá o por acá, y El jinete del dragón tiene sus fallas. Se caracteriza por ser rápido y simple, tal vez demasiado para su propio bien y si antes dije que era infantil, entonces lo recalco porque se le nota a leguas que falla en ser una lectura realmente disfrutable para los mayores (a diferencia de, digamos, Harry Potter). Yo lo leí de pequeña, muy pequeña, y además de enamorarme, fue uno de los dos libros que más me han marcado en cuanto a mis gustos literarios. El otro es Cien años de soledad. He de mencionar que ni antes quedé ni ahora quedo completamente conforme con el final que la autora le dio al porvenir de sus personajes en el último capítulo pero, para una mente infantil, es el desenlace ideal que se desea.


A día de hoy, a pesar de todo, me sigue encantando y me deleito leyéndolo de nuevo una que otra vez. Tiene dragones, aventuras, amistad y magia por doquier, está perfecto para un viaje en avión o para leerle a tus hijos.


Share:

2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, pero para los peques :)

    Un saludo desde lacajadej.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para algún crecido como nosotros también, si no hay más nada en la repisa o se está confinado al asiento de un avión por ejemplo.

      Pues te mando un saludo a ese blog interesante que ya estoy siguiendo, jajaja.

      Eliminar